“El estado de conservación de los sótanos es excepcional”, concluyen las arqueólogas Esther Andreu Mediero y Carmen Sánchez en su último informe sobre los yacimientos que han hallado en el eje de la calle de Bailén y la plaza de España. En este estudio, que acaba de recibir la Consejería de Cultura y Turismo de las especialistas que trabajan en la zona desde septiembre, se aclara que han quedado al descubierto “suelos de granito, los enlucidos en las paredes, los techos abovedados, las escaleras de acceso…”. Las primeras fotografías de los restos, obtenidas del periódico El País, demuestran la importancia de los sótanos de la parte eliminada hace algo más de un siglo del palacio de Godoy.

Desde la consejería prefieren no adelantar si conservarán in situ los restos que han emergido durante la reforma de la plaza de España que ejecuta el Ayuntamiento de Madrid.

Fuentes de la consejería aclaran que su postura estará determinada por el diagnóstico final de las arqueólogas. Si los restos no se mueven de su lugar obligará a replantear la conexión de la plaza de España con la plaza de Oriente, que acometió su reforma en los años noventa y cuyos restos arqueológicos no alteraron el proyecto. La antigua muralla encontrada quedó aislada y encapsulada en el aparcamiento y la estación de autobuses bajo la plaza. Precisamente, las excavaciones arqueológicas de entonces también las llevó a cabo Esther Andreu Mediero, junto con Gregorio Yáñez Santiago, entre 1994 y 1997, actuando sobre una superficie de 5.000 metros cuadrados.

A mediados de octubre, tras la limpieza de la primera zona se cerró el paso oriental de la calle de Bailén, reservado al aparcamiento de los empleados del Senado. Una vez se cortó el paso de los camiones con arenas y escombros, las arqueólogas se dispusieron a trabajar en la zona con el conocimiento de que aparecerían los sótanos del palacio de Godoy, que se confirma tal y como muestran las primeras fotografías de los yacimientos a las que ha tenido acceso este diario.

Los restos que han emergido en un estado de conservación “excepcional” son los sótanos de la parte del palacio eliminada. Como dice el informe de las arqueólogas, “se ha excavado parte de los restos del antiguo palacio de Godoy o de Grimaldi”. “Hasta el momento se ha conservado parte de la primera planta, hasta una altura de más de un metro y la totalidad de la planta sótano”, añaden. Las imágenes demuestran el perfecto estado al que se refieren, así como los muros de ladrillo y las bóvedas.

“Madrid no puede permitirse perder una página de su historia como esta. Los restos arqueológicos hay que tratarlos como rastros de una historia, no como restos. Es compatible su mantenimiento en su sitio y la viabilidad de la obra”, explica Alicia Torija, arqueóloga y secretaria de Asociación Madrileña de Trabajadores y Trabajadoras en Arqueología (AMTTA), que ha visitado la obra. “Los restos son de una enorme monumentalidad. Son fácilmente interpretables, cualquiera comprenderá que son los restos de un edificio realizado por Sabatini, un arquitecto muy ligado a esta ciudad. Conservarlos es la mejor manera de vincular el pasado de la ciudad con su futuro”. Alberto Tellería, de la Asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio, indica que estos sótanos del palacio no pueden ser trasladados, porque “no es lo mismo conservar las piedras del Partenón, que el Partenón”. El lugar forma parte del monumento.

Repost: https://elpais.com/elpais/album.html